miércoles, 1 de octubre de 2014

Dios es AMOR.

Que Dios te siga amando, a pesar de lo que eres y de lo que haces, no depende de ti; depende exclusivamente de él. Su naturaleza es el amor; el día en que Dios dejase de amarte, dejaría d ser Dios: DIOS ES AMOR.
Naturalmente, ese amor maravilloso no tiene ningún valor para el que no lo acepta; Dios no puede entregar su amor por la fuerza. Uno debe ir a su encuentro y dejar que Él sea él timón de nuestra vida. (1 Juan 4:8)