jueves, 18 de septiembre de 2014

Pide, Cree y no dudes.

Dios no rechaza oración.
Nunca vi un justo sin respuesta o quedar en sufrimiento. Basta solamente esperar lo que Dios irá hacer. Cuando levantas tus manos, es hora de vencer.
Confía. Dios trabaja en silencio para los que confían en él. Dios va al frente, abriendo caminos, quebrando cadenas. Dios abre puertas que nadie puede cerrar. Dios camina contigo de noche y de día.
"Cree y no dudes en tu corazón". (Marcos 11:23-24)