miércoles, 25 de febrero de 2015

Cuidado, el león rugiente busca su presa.

La magia es el arte del mago para ocultar la verdad mediante un truco cuidadosamente estudiado. Un engaño visual que con práctica, experiencia y rapidez, engaña a los ojos expectantes en él... ojos que buscan de la galera y no de la corona de espinas; ojos que esperan de la varita mágica y no de las Promesas de Dios.
"Velad, el adversario anda como león rugiente, buscando a quien devorar." (1Pedro 5:8)